Superá la crisis de tu emprendimiento con marketing

Iniciamos el artículo de hoy con una frase muy representativa “En épocas de crisis algunos lloran, mientras otros venden pañuelos”. La realidad es que las crisis ya sean económicas, personales, profesionales, sociales son situaciones que perjudican a la estabilidad ya sea personal o colectiva.

Consideramos que las crisis, una vez transcurridas, sirven para aprender, para trascender, para demostrarnos que tenemos más habilidades de supervivencia de las que conocíamos; pero claro, para poder reconocer lo positivo de un momento complicado primero es necesario superarlo de la mejor manera.

Seguramente pensaste una y mil veces cuándo será el momento preciso para emprender, fundar tu empresa, cambiar de trabajo y decidir recorrer caminos distintos…

Nosotras, te podemos decir que más allá de los estudios de mercado, de la preparación, y todo lo que conlleva empezar, vos sabrás cuando es el momento preciso: lo sentirás en tu interior. 

A nosotras nos pasó: elegimos cambiar nuestra marca y fundar Calificadas, lo que no elegimos fue que el momento sea en plena pandemia, sabemos que esto no ocurre todos los días y lo supimos en ese momento.

Ya estábamos listas para empezar, entonces pensamos: ¿Nos detenemos o seguimos? ¡Claro que seguimos! Aunque la situación era de por sí desconocida, no podíamos planear estrategias si todo era incertidumbre. 

Sin embargo, el escenario se volvió totalmente propicio para nosotras, claro que el entrenamiento on line estaba dentro de nuestras estrategias, pero lo convertimos en nuestra mejor estrategia. 

Ahora bien, hay escenarios y aspectos que sí podemos tener en cuenta ante estas crisis, seguí leyendo para internalizarlas y transitar un poco más segur@ en cada paso. 

¿Qué pasa con el marketing de mi marca cuando se vive una situación económica complicada en el país?

Ya sea en la esfera profesional, de emprendimientos, de pequeñas, medianas y hasta de grandes empresas, la situación económica es un factor externo que repercute directa e indirectamente en cualquier actividad comercial.  

Lo importante, y es lo que nos motivó a escribir este artículo, es accionar de manera propicia para que el impacto negativo sea suave o, en el mejor de los casos, nulo. Para ello, compartimos 4 sugerencias para tu marca cuando “cunda el pánico” al percibir que la crisis económica está empezando a afectar tu rendimiento comercial:

  1. Mantener una visión estratégica

Hay que tener siempre presente tus objetivos y planificar dos caminos alternativos para alcanzarlos “plan A/B”; utilizá la creatividad para explotar tus recursos de la mejor manera posible. 

  1. Sostener las mismas cualidades

 En el ítem anterior planteamos la necesidad de diseñar dos caminos alternativos para alcanzar los objetivos, lo que no se negocia en estas dos alternativas son las cualidades que hacen al producto que ofrece (ya sea un bien o servicio) único y diferente al de mi competencia.

En el momento en el que se debilitan las cualidades de tu producto empieza a perder su esencia, su diferencial ¿Por qué tu cliente debería ser fiel a su marca si ni vos lo sos? Recordá: las cualidades del producto no se negocian.

  1. Estar atento a necesidades latentes

 En este punto existen dos frentes a los que debés estar atento: en primer lugar, debés priorizar la relación con tus clientes para percibir las necesidades explícitas e implícitas que como ser humano está buscando satisfacer, las cuales pueden ir más allá del propio producto que se ofrece, como por ejemplo: la necesidad de ser reconocido, tenido en cuenta, de pertenecer.

En segundo lugar, a la competencia, como lo mencioné anteriormente, las crisis desequilibran, hay quienes las pasan y quienes no; debés prestar principal atención a aquello que la competencia está haciendo bien y está haciendo mal, aprendé de tu propia experiencia y de la de otr@s. Aprovechá la oportunidad para detectar clientes insatisfech@s de la competencia y sus necesidades latentes.

  1. Establecer acciones de comunicación

Las acciones de comunicación son “sine qua non” en épocas de crisis o no, para que una marca exista de manera positiva en la mente del consumidor tiene que comunicarse adecuadamente.

Tal vez, seamos repetitivas, pero consideramos muy importante reforzar la idea de que TODO COMUNICA, la comunicación estratégica genera una imagen de marca en la sociedad, y la comunicación librada al azar también, pero por supuesto que en este caso la imagen que se genera en la sociedad es cuestión de suerte ¿Quién está dispuesto a arriesgar la imagen y reputación de su propia marca? ¡No es recomendable! 

Nadie está exento a convivir con una crisis, la idea es justamente CONVIVIR para SUPERARLA ESTRATÉGICAMENTE y no que la crisis nos supere

.¿Qué pasa si mi marca presenta problemas internos?

También puede ocurrir que la situación sea diferente y en lugar de que la crisis venga dada por un factor externo, la crisis inicie dentro de la empresa. Cuando hablamos del ciclo de vida de un producto, generalmente manifestamos que en algún momento llegará el fin de sus días ya que la teoría manifiesta que todo producto cumple con un ciclo:  LANZAMIENTO – CRECIMIENTO – MADUREZ – DECLIVE.

Pero, ¿qué pasa si aplicamos estrategias para prevenir llegar a la etapa de DECLIVE, sin siquiera tener que revivirlo?  Es decir, se conocen casos reales de productos que resurgen como el ave fénix de las cenizas, pero los esfuerzos de marketing que implican son inmensos.

Entonces, si durante la etapa de madurez nos tomamos la tarea de prevenir y ejecutar, podremos evitar llegar al declive y todo lo que esto conduce.

A continuación, se detallan algunos tips que permitirán mantener a tu producto maduro durante más tiempo:

  1. Mantener registros y controles continuos

Llevar un control constante de cada paso que se realiza en el área de marketing, te permitirá subsanar cualquier desfase que pueda surgir antes de convertirse en un problema e inconveniente.

Contar con información actualizada y fidedigna le da la posibilidad de tomar decisiones correctas en pos de tus objetivos.

  1. Estar atentos y a la vanguardia con los avances que surgen en la sociedad

El constante cambio que se vive dentro de la sociedad, con sus usos y gustos, implica que las empresas generen nuevas estrategias para mantenerse firmes en el mercado, lo que en un pasado fue útil es probable que hoy ya no lo sea. Esto también implica ser amigo de las nuevas tecnologías y optimizarlas al máximo.

  1. Realizar seguimiento de la evolución del cliente

Al hablar de la sociedad, incluimos a nuestros clientes. Así como tu empresa no es la misma que cuando empezó, tus clientes tampoco.

Mantener una relación fluida con ellos, permitirá que de una manera espontánea y poco forzada sepamos cómo los deseos y nuestr@s clientes mutan, para así actuar de acuerdo a ello.

  1. Contar con asesores en diferentes áreas

Dejarse asesorar por especialistas en distintas áreas, te permitirá con técnicas muy sencillas acercarse a tus objetivos.

El asesoramiento debe ser también parte de la inversión del negocio, la mirada profesional contribuye a orientar acciones.

  1. Escuchar a tu personal

Estar atent@s a las informaciones, sugerencias, que transmite el personal de tu empresa, quien se encuentra en contacto diario con los clientes y productos.  Esto le permitirá ver los cambios que se están dando en el proceso de comercialización y afrontarlos.

  1. Mantener actualizada la estrategia de negocio

Toda la información recopilada en los puntos anteriores permite tomar decisiones que en cierta medida pueden modificar,  optimizar recursos, rever estrategias del negocio. Por ejemplo: dirigirse a otros clientes, abrir otros canales de ventas, renovar la dinámica de adquisición del producto, innovar en comunicación, marketing.

  1. Comunicar los cambios

Una empresa que realiza cambios y no los comunica, el cliente lo percibirá pero en un largo tiempo, ni hablar de aquellos que no son sus clientes. Por lo tanto, si da un paso que sea con la suficiente fuerza para que la marca quede en el piso y que todo aquel que pase por ese lugar la note.

Todo proceso productivo, comercial, profesional, implica movimiento, fases.  Saber observarlos, tener voluntad y decisión de adaptarse a ellos, les permitirán seguir competitivo.  

Son varios los caminos que una empresa puede tomar para evitar que sus productos caigan en picada, pero todos esos caminos conducen a una misma recomendación: “no dormirse en laureles”.

No dudes en contactarte con nosotras.

¡Tenemos muchas propuestas para acompañar tu estrategia de Marketing!

Caro y Costi

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Enviar un mensaje
💬 Conectate con nosotras!
Hola 👋 ¿Te ayudamos con la elección?