In: Blog

¿Te ha pasado encontrarte trabajando con personas mucho más grandes o mucho más chicas de edad que vos? A nosotras sí, y en esta enriquecedora experiencia aprendimos que cada persona independientemente de su edad tiene mucho para enseñarnos. 

“Amor y trabajo. Trabajo y amor. Eso es todo” Freud  con esa frase empieza la película “Pasante de Moda”, una película que nos llegó al corazón en la que nos sentimos identificadas en muchos sentidos. 

Subestimar o sobreestimar a una persona por su edad es una mala acción que solemos cometer, y decimos mala porque en el camino perdemos grandes oportunidades. 

Hay empresas que en la actualidad buscan personas de gran y pequeña edad para lograr una mejor calidad de vida a todos los que forman parte de esa empresa, porque por supuesto, las relaciones humanas saludables favorecen a nuestra calidad de vida. 

Pero, hay algo a lo que nos enfrentamos y muchas veces es un limitante para que estas relaciones se desarrollen de manera correcta: 

  1. Conocimientos técnicos diferentes. 
  2. Lenguajes diferentes. 
  3. Ritmos de andar diferentes. 
  4. Recursos diferentes. 

Estas diferencias hacen que el trabajo en equipo sea divertido y que te entusiasme cada vez más, para ello te proponemos los siguientes tips: 

  1. No impacientarse.
  2. Abrirse a recibir otros puntos de vista. 
  3. Prestar atención al tipo de experiencias que ha vivido la persona con la que te comunicas. 

Es un crecimiento mutuo, estás aquí para aprender de su mundo y viceversa. No siempre se puede trabajar al lado de alguien a quien admiras, pero siempre se puede conocer  con quién trabajas y seguro admirarás algo de esa persona. 

Es importante que aún aprendiendo de los demás, mantengas tu estilo personal y seas fiel a vos  mismo/a. 

¡Tod@s somos valios@s!

💸 3 cuotas sin interés en todos los entrenamientos 🎉
This is default text for notification bar